La dificultad de la necesaria regulación en F1

La necesaria regulación en F1 para que los diferentes equipos estén sujetos a unas normas que aseguren una competición justa y en igualdad de condiciones, choca cada temporada con la gran dificultad para conseguir estos objetivos. En 2009 el magistral Ross Brawn aupaba a su equipo a lo más alto aprovechando un resquicio reglamentario para implantar un doble difusor que les proporcionaría el campeonato de pilotos y equipos. En 2010 McLaren incorporaba el F-Duct, una mejora aerodinámica accionada por el piloto y que fue imitada por la mayoría de equipos, aprovechando un vacío reglamentario que fue aprobado no sin grandes dosis de polémica, al igual que el doble difusor de Brawn. Este año, y posiblemente parte del anterior, Red Bull ha interpretado hábilmente el reglamento para desarrollar mapas especiales de motor para mejorar el soplado soble el difusor en desaceleración.

Y por bien que se redacten las reglas para la siguiente temporada, podemos dar por seguro que algún equipo conseguirá obtener un beneficio para sus monoplazas aportando una innovación rozando lo reglamentario. ¿Porqué prácticamente cada temporada sucede esto?. ¿Es realmente evitable o debemos aceptar que siempre sucederá?. ¿Es la FIA la única responsable?. Tres buenas preguntas que analizaremos a continuación con la más cuidadosa cautela.

¿Porqué prácticamente cada temporada las reglas no cumplen totalmente su función?. La respuesta es clara y de casi imposible solución. Es muy difícil regular claramente y para todos. Son muchos los técnicos excepcionalmente dotados para desempeñar su trabajo que se esfuerzan por aprovechar cualquier nueva idea que sea permitida por el reglamento vigente. Por mucho que se establezcan los límites reglamentarios, no se puede acotar todo lo desarrollable por los tan grandemente cualificados profesionales que pueblan los equipos, sobre todo los más punteros. Una realidad que no tenemos más que aceptar, a menos que todos los pilotos dispongan de los mismos bólidos, un cambio impensable en esta categoría en la que compiten tanto pilotos como constructores. Una reflexión que responde a la segunda pregunta, ¿es realmente evitable o debemos aceptar que siempre sucederá?, aceptando con casi total seguridad que siempre sucederá, se conseguirá elaborar desarrollos rozando los límites reglamentarios, al igual que se buscan continuamente los límites en cualquier cualidad que afecte al rendimiento de los bólidos.

Los equipos no dejan de pensar y aportar nuevas ideas, ocasionando que las reglas se hayan de modificar y mejorar cada temporada. Esta es la sucesión habitual de las novedades técnicas y la reglamentación deportiva en F1.

¿Es la FIA la única responsable?. La respuesta es no. La FIA es responsable de redactar las mejores reglas posibles para garantizar una competición justa y sujeta a unos límites uniformes para todos, habilitar un campo de juego común y velar por que se respete su constitución. Pero la FIA no es responsable de que las normas se queden obsoletas cada año. La verdadera responsable es la impresionante capacidad de desarrollo técnico de este deporte tan especial, una cualidad que es uno de sus rasgos característicos y que se cuenta entre las tecnologías más punteras de toda nuestra civilización. Una característica irrenunciable para este deporte y que demuestra que la creatividad no tiene literalmente límites.

El objetivo de la FIA es regular este deporte lo más perfectamente posible, pero debemos aceptar que las reglas prefectas no pueden existir completa y continuamente, siempre necesitarán mejora y revisión. Y no hay realmente nada reprochable en ello.

Para terminar nos gustaría indicar un hecho que nos parece del todo inaceptable y que tiene bastante que ver con el tema que hemos tratado. Los profesionales integrados en la FIA que participan en la regulación de las normativas o lo hayan hecho recientemente, no deberían formar parte de ningún equipo o empresa implicada, al menos por un tiempo prudencial. Nos alineamos completamente con Bernie Ecclestone y Robert White sobre la posible incorporación de Gilles Simon al fabricante de motores PURE, que se postula como futuro motorista de fórmula 1. Un cualificadísimo profesional como Gilles Simon, o cualquier otro que haya participado en la FIA, la institución que establece las reglas de este deporte, no puede pasar a integrarse en ningún competidor bajo ningún concepto. El conocimiento que atesora dicho profesional sobre la totalidad de los equipos, proporciona una clara ventaja al competidor que logre hacerse con sus servicios, un hecho del todo inaceptable y que confiamos en que no llegue a producirse finalmente para mantener la equidad y la necesaria igualdad en este deporte.

Anuncios

Un pensamiento en “La dificultad de la necesaria regulación en F1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s